Microenema, Paint Art

Femme Fatal

Zuri Art

Aquella no era una tarde cualquiera, era la tarde en la que iba a declararme a la chica que más me gustaba del grupo. Hacíamos la obra en que Mati era  protagonista. Trataba sobre una chica angustiada por su pasado, que para salvar su vida tuvo que ver como su padre y su novio morían a sus manos en unas circunstancias algo turbias. Yo hacía de novio y todo iba muy bien, los primeros actos eran como si fuera mía la historia, la historia que siempre quise pensar que me pertenecía. Ambos estábamos muy enamorados y nos hacíamos caricias que no podían estar ensayadas ni ser parte de ningún personaje, eran tan reales como el acto físico llevado a cabo. Mientras seguíamos la obra detrás del telón, ella me cogía la mano con fuerza y esperaba al trágico momento en el que me clavara el cuchillo. Todo fue muy tenso, no podía creer que dijera esas cosas sobre las tablas, aunque lo hubiera escuchado cientos de veces. Me chillaba sin parar y esta vez todo se me metía en la cabeza como si tuviera una hilera de pinchos que me recorriera el cerebro de oreja a oreja. Todo me retumbaba, creo que comencé a marearme por el calor de los focos y la tensión implícita del espectáculo. Una vez hubo terminado con su “padre”, se dirigió con una rápida carrera hacia mí, con el cuchillo por delante, encaminado hacia mi abdomen. En esos momentos, turbado en una sopa de sentimientos en los que ya no sabía reconocer los propios de los ajenos, solo pude arrebatarle el cuchillo y arrastrarla hacia mi torso y simular como le rebanaba el cuello como cualquier hijo del tío Sam haría con un “jodido amarillo”. Nada de esto tuvo ninguna consecuencia, quitando el asombro de público y el pasmo del resto del reparto, si no fuera, que tras hacerlo, con un rápido movimiento del cuerpo, la precipité escenario abajo, fracturándose su precioso y débil cuello contra las rodillas de uno de los espectadores de la primera fila. Creo que nunca volveré a actuar, al menos, en libertad.

Escrito por Zuri el 18 octubre, 2013 | 0


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *