Programa de radio

Las Fiestas del Mañana 08×34

20 años 21 programas - 2006

Programa 123 de Las Fiestas del Mañana.

Se acaba el mes de abril y concluimos esta ristra de programas consecutivos de la serie 20 años 21 programas. A partir de mayo, se alternarán los programas convencionales con estos especiales. En este repasamos el año 2006, época de regeneración en la escena independiente occidental: explosión de bandas autoeditadas gracias a internet, trasvase de artistas desde lo mainstream a lo indie y viceversa, etc. En España faltaban un par de años para el boom de Vetusta Morla y otros (Russian Red), pero 2006 ya apuntaba cambios.

Barcelona.

Los ya finiquitados Standstill lanzaron aquel año su segundo álbum en castellano. Además del inglés, también abandonaron los sonidos ariscos del post-hardcore desde que en 2004 lanzaron un premonitoriamente homónimo Standstill. En todas las listas de los mejores discos de la década de 2000 siempre aparece Vivalaguerra en lo más alto. En la misma ciudad de Barcelona, unos imberbes Dorian editaron El futuro no es de nadie, un disco que los consolidó en el mundo alternativo gracias al implacable “A cualquier otra parte”. Ahora, como sabes, son mainstream.

Sevilla.

De la capital catalana a la andaluza. Antonio Luque firmó aquel 2006 uno de sus mejores álbumes (y mira que tiene): El mundo según. Desde el año anterior, desde El fuego amigo, Sr. Chinarro había abandonado los pasajes sonoros más lúgubres para dejarse llevar por el espíritu de Andalucía y la brisa mediterránea (Luque residía en Málaga por aquel entonces). Ahora que Chinarro ha regresado a ese lado oscuro, qué mejor que  volver a escuchar cantecitos como “La canción de G.G. Penningstone” (la copla dedicada a su hijo Guillermo). También de Sevilla, aunque con algunas canciones de aires porteños, eran Montevideo. El sevillano Manuel Villalba y la argentina Damiana Dubatti copilotaban esta nave de pop electrónico con nombre de capital uruguaya. En 2012 presentaron su último disco y desde 2016 no sabemos nada de ellos. Al principio de este bloque habíamos prometido 3 canciones representativas de la escena sevillana en 2006. Falta una. Por un lapsus, me salté a Maga. Deberían haber sonado con “Al dictado”. Lo enmiendo enlazando la canción (pincha sobre el título).

Post-pop melancólico.

Se me ha ocurrido titular así a este bloque centrado -una vez más- en la melancolía norteña y el pop azucarado. Ya habían acabado épocas como las de Le Mans o Undershakers, pero tanto en San Sebastián como en Gijón se continuaba con esta especie de tradición popular contemporánea. Las hermanas Álvarez volvían a endulzarnos los oídos con un buen puñado de composiciones bajo el paraguas de Pauline en la playa, la banda que formaron en 1999 casi a la par que despedían Undershakers. Ibon Errazkin y Teresa Iturrioz -tras los ochenteros Aventuras de Kirlian y los mencionados Le Mans- siguieron dando guerra con Single. Y que no paren. Uno de los nombres propios del Donosti Sound -y de toda la escena indie de los noventa- fueron La Buena Vida. En 2006, sin saberlo ni esperarlo, lanzaron su último elepé. Lo siguiente sería un EP (ya sin la voz de Irantzu). En 2011 murió Pedro San Martín.

Debuts.

Tras su paso por Electrobikinis, Miren Iza inició una nueva etapa como Tulsa. Aquel año nos presentó sus primeras canciones, entre las que destacó “Seguramente me lo merezco”. Desde Icod de los Vinos (Tenerife), los hermanos Ramírez también estrenaban su proyecto Pumuky. Ambas bandas están todavía en activo. No se puede decir lo mismo de Tarántula, una breve célula creativa de Barcelona que sirvió para dar a conocer las primeras inquietudes musicales de Joël Iriarte. Tan solo dos años más tarde debutaría como Joe Crepúsculo.

Nuevas etapas.

La delgada línea entre lo alternativo y lo establecido fue cruzada en ambas direcciones por los siguientes artistas: Nacho Vegas, Christina Rosenvinge y Enrique Bunbury. El zaragozano (inquieto melómano que siempre está al tanto de todas las músicas que se hacen en el subsuelo) conoció a Nacho en el estudio de Paco Loco. Allí nació El tiempo de las cerezas, un disco conjunto que catapultó a Vegas hacia la fama en México. En España no se pasó al mainstream, como algunos temieron. Pero al año siguiente, el de Gijón repetiría disco a pachas, esta vez con Christina Rosenvinge. La madrileña llevaba tres trabajos consecutivos en solitario buscando sonoridades del rock independiente (el mismísimo Lee Ranaldo le ayudó a esto) y usando la lengua de Shakespeare. En 2006 su carrera iba a dar el giro definitivo para ganarse el respeto del mundo indie: Continental 62 fue su último álbum en inglés (con alguna pieza en nuestro idioma como “Tok tok”). Al año siguiente haría el mencionado disco con Vegas.

Lista de canciones.

1. Standstill “VÍCTOR SAN JUAN”
(Vivalaguerra, 2006)

2. Dorian “A CUALQUIER OTRA PARTE”
(El futuro no es de nadie, 2006)

3. Sr. Chinarro “LA CANCIÓN DE G.G. PENNINGSTONE”
(El mundo según, 2006)

4. Montevideo “DEJANDO UNA SEÑAL”
(Transoceánico, 2006)

5. Pauline en la playa “CIRCOS DE INTIMIDAD”
(Silabario, 2006)

6. La Buena Vida “CALLES Y AVENIDAS”
(Vidania, 2006)

7. Single “TU PERRITO LIBREPENSADOR”
(Pío pío, 2006)

8. Tulsa “SEGURAMENTE ME LO MEREZCO”
(Tulsa -EP-, 2006)

9. Pumuky “DUMMIES IN LOVE”
(De viaje al país de las tormentas, 2006)

10. Tarántula “EMPRESARIOS Y SECRETAS”
(Esperando a Ramón, 2006)

11. Christina Rosenvinge “TOK TOK”
(Continental 62, 2006)

12. Bunbury & Vegas “DÍAS EXTRAÑOS”
(El tiempo de las cerezas, 2006)