Programa de radio

Las Fiestas del Mañana 20/21×22

Las Fiestas del Mañana 22 2021

En Spotify:

En iVoox:

19 bandas de punk heterodoxo.

Me vais a permitir abusar de la primera persona en estas líneas que escribo. Creo necesario abordar desde mi experiencia personal la razón intrínseca de la selección musical de esta semana. Yo no me considero ni un hípster, ni un indie, ni un moderno ni nada de eso. La persona que quiera etiquetarme, allá ella. Es su problema. Por tanto, jamás he planteado Las Fiestas del Mañana como un programa representativo de ningún movimiento, tribu urbana o estilo musical específico. A mí me gusta la música y hago programas sobre música. El mejor ejemplo de la diversidad sonora de este espacio radiofónico lo podéis comprobar en esta temporada 2020-2021, en la que cada episodio está dedicado a un estilo, tendencia o escena distinto.

Una vez he dejado claro esto, yo —Jose A. Rueda de Las Fiestas del Mañana— también escucho música punk. Me gusta el punk y lo que ideológicamente representa. Sin embargo, he tenido verdaderos problemas con el credo punk de la España actual. Al ser yo considerado «un moderno», ciertas personas de ciertos colectivos punkies me han considerado a mí y a mi programa de radio como un enemigo a batir. Todo se tensó en las redes sociales, un día en que una comuna punk —de cuyo nombre prefiero no acordarme— arremetió contra una banda de las consideradas «indies» sin más propósito que fomentar una guerra cultural entre punks y «modernos». Inocente yo, comenté al respecto, defendiendo la integridad ideológica de esa banda insultada y criticando suavemente la ortodoxia punk. A partir de ese momento, se inició un linchamiento virtual en mi ya desaparecida cuenta personal de Facebook que se extendió al perfil de Las Fiestas del Mañana en Instagram. Una horda de punks —entre los que se encontraban, incluso, conocidas, amigos de amigos y compañeros de radio— se ofendió ante mi osadía de hablar de un movimiento que no me pertenece, llegando sus hirientes mensajes a mi bandeja de entrada. «Lávate la boca antes de hablar de punk, moderno de los cojones», es el ejemplo más ilustrativo de aquella experiencia.

Desde entonces, no he podido evitar cierta desidia a la hora de acercarme a la música punk. Por ello, al plantear este programa —en mi mente desde antes del linchamiento— partí de una serie de bandas que, bajo mi criterio, rompen las paredes de hormigón del punk automarginal español, editan sus discos en sellos «modernos» y desarrollan una lírica menos panfletaria, pero igualmente comprometida. Esas bandas que supusieron mi punto de partida fueron Biznaga, Futuro Terror y La URSS.

Con «punk heterodoxo» no me refiero a las ramificaciones del punk, como el sonido oscuro e hipnótico del post-punk nuevaolero (ya se hizo un programa al respecto) o el garage punk. En realidad, en lo musical, respeto el punk como género y sus reglas básicas: pocos acordes, mucha velocidad, agresividad verbal y contenido sociopolítico. Lo que busco en la heterodoxia es romper con los discursos militantes del punk, sacarlo de ese underground impostado y llevarlo al pueblo llano. Porque el punk es, al fin y al cabo, música popular. Si es un movimiento exclusivo, entonces es excluyente. Y si es excluyente, no es punk. Lo decía Josh Homme en la serie documental Punk: si el punk tiene reglas, no puede ser punk.

Sé de sobra que algunas de las bandas que suenan es este programa desprenden algunos ramalazos del purismo reaccionario que repudio. Lo he visto en sus conciertos y en sus redes. Está, incluso, en las letras de algunas canciones. Dardos contra pequeños festivales esponsorizados, escupitajos a bandas del gremio independiente que hacen otro estilo musical o insultos gratuitos a casas discográficas que apoyan propuestas sonoras menos agresivas. Una guerrilla que no me parece en absoluto que sea parte de la lucha antisistema, sino más bien un caso más de posicionamiento cultural. Un «lo mío mola más» y «yo soy más alternativo que tú».

Decía que no, pero sí que hay una pizca de heterodoxia en lo musical. Además del punk canónico de Biznaga y La URSS, también suena el hardcore de Sandré, Foc y Paz SS; el garage de Amparito; el post-punk de Desahuciados y Satélite; el punk-pop de Rata Negra y el punk-rock de Estrogenuinas. No apto para puristas.

Lista de canciones:

1. Rata Negra “DESCONFÍA DE ESE CHICO”
(Un día vulgar, 2021)

2. Juanita y Los Feos “EN LA CASA DE TU MADRE”
(Nueva Numancia, 2015)

3. La URSS “CONFIANZA RACIONAL EN LA ACCIÓN DINÁMICA”
(Nuevo testamento, 2018)

4. Culebra “TELEOPERADOR”
(Culebra, 2019)

5. Biznaga “PRODUCCIÓN DE SENTIDO 24/7”
(Gran pantalla, 2020)

6. Desahuciados “EL REGALO DEL FRACASO”
(Desahuciados, 2018)

7. Generación Suicida “BALAS, SIEMPRE BALAS”
(Regeneración, 2021)

8. Accidente “LO QUE IMPORTA”
(Caníbal, 2020)

9. Sandré “LO TENGO TODO”
(Ave muñón, 2019)

10. Foc “ULLS NEGRES”
(La fera ferotge, 2020)

11. Barcelona “HIGIENE”
(Residuos del ultrasonido, 2020)

12. Cuchillo de Fuego “ELECTRÓNICA MARTÍNEZ”
(Triple España, 2015)

13. Paz SS “CUERPO”
(No es para ti, 2019)

14. Futuro Terror “KOMSOMOL”
(Sangre, 2020)

15. Satélite “SERES DESESPERADOS”
(Otra era, 2020)

16. Heterofobia “EL INFIERNO”
(Queremos ver el mundo arder, 2019)

17. Amparito “EXPLOSIÓN”
(Clara oscuridad, 2019)

18. Típex “FLORES”
(Típex, 2018)

19 Estrogenuinas “NIETZSCHE ES MI FETICHE”
(Sonido Chirll-out -EP-, 2017)

Videopodcast:

Redes sociales y mecenazgo:

Puedes seguir a Las Fiestas del Mañana en Facebook, Instagram y YouTube.

Puedes ser mecenas del programa aportando poco más de un euro o un dólar al mes. Más información en Patreon.